El estado del shopping social en 2023

Hoy en día, prácticamente todas las redes sociales intentan que los usuarios comiencen a comprar en la aplicación. 98% de los clientes planean utilizar las compras sociales para realizar al menos una compra este año. Esto ha aumentado considerablemente en comparación con el año pasado, cuando el 68% de los clientes afirmaron haber realizado al menos una compra en las redes sociales. No es sorprendente que los canales de redes sociales estén luchando ahora por la mayor parte del pastel. Y esta tendencia al alza no muestra signos de frenar.

Las compras sociales son una combinación de comercio electrónico y redes sociales. Los anuncios y las ventas se realizan a través de canales minoristas vinculados a perfiles de redes sociales o a los feeds de seguidores. En los últimos años, las plataformas de redes sociales han incluido herramientas como publicaciones comprables y tiendas en línea. Estas características permiten a los usuarios descubrir nuevos productos, conocer nuevas marcas y realizar compras sin salir de su feed social.

Aunque las compras sociales todavía están en sus etapas iniciales, una cosa es segura: son muy rentables. Según Statista, el comercio social generó $475 mil millones en ventas en 2020 y generará $3.37 billones para 2028, creciendo a un ritmo anual del 28.4%.

El estado de las compras sociales en 2023:

Las compras sociales están aquí y ahora

Las compras sociales se refieren a todo el proceso de compra que ocurre en una plataforma de redes sociales. Atrae la atención de los compradores, ofrece contenido nuevo y conciso que convierte en ventas y convierte a los compradores primerizos en clientes recurrentes. Las compras sociales han cambiado fundamentalmente la forma en que las empresas y los consumidores se conectan. Es una experiencia dinámica y atractiva que reemplaza las transacciones tediosas y que consumen mucho tiempo.

Las compras sociales son el futuro. Por eso, las empresas deben entender cómo difieren del comercio electrónico tradicional. Aquí hay una comparación lado a lado:

Las diferencias son sorprendentes. No es de extrañar que algunos compradores en línea no compren un producto sin un video o contenido generado por usuarios (UGC). Además, los clientes confían más en sus amigos y en diversos expertos en productos que en celebridades y grandes marcas.

Compradores y marcas: los principales actores

Las compras sociales son un viaje minorista en el que los usuarios navegan y exploran productos e interactúan con marcas. Especialmente, las compras sociales permiten a las personas comprar lo que ven en sus feeds. También proporciona pruebas sociales generadas por los usuarios. Esto lo convierte en un comercio social que genera conexiones entre los dos principales actores: los compradores y las marcas.

Dependiendo de la plataforma, los compradores pueden usar hashtags, pestañas de compras y otras herramientas para encontrar marcas y productos. Pueden interactuar con empresas, creadores y otros clientes a través de chats individuales, demostraciones de productos, contenido generado por expertos, grupos públicos y comunidades privadas. Por otro lado, las marcas crean contenido social auténtico para interactuar con los clientes y prospectos. Las marcas de moda de lujo y belleza han adoptado rápidamente esta tendencia.

Los clientes tocan, sienten y prueban cosas cuando compran en persona. Gracias a las compras sociales, las marcas pueden interactuar con los clientes en línea de la misma manera que en persona. Es algo más que una transacción sin conexión personal. El comercio social combina imágenes estáticas de productos con videos desplazables, contenido informativo sobre cómo utilizar los productos, ideas de consumidores y expertos en la marca, y otros elementos interactivos.

Las funciones de participación, como las Historias, permiten a las marcas ofrecer más a sus clientes. A través de las Historias, las marcas pueden destacar sus productos más vendidos, crear videos más largos e invitar a expertos en productos a hablar.

,

Donde están los compradores

Los compradores utilizan las redes sociales de la misma manera en que utilizarían Google. Pueden buscar más información sobre una empresa o producto en canales sociales como Facebook, Instagram o Reddit como parte de su proceso de compra. También pueden ver los artículos que su red actual recomienda a través de las redes sociales. De esta manera, las redes sociales desempeñan un papel importante en dirigir a los compradores hacia todo lo que necesitan.

Las redes sociales se han convertido en un centro comercial virtual donde los usuarios pueden comprar y relacionarse con amigos, marcas y creadores. Y al igual que en una tienda convencional, cuanto más tiempo las personas pasen navegando por los productos, más probable es que compren dichos productos. En general, los clientes realizan compras en las plataformas con las que ya están familiarizados y se sienten más cómodos usando. Los millennials y la generación Z suelen preferir las redes sociales con un enfoque en contenido visual, como Instagram, TikTok y Snapchat. Por otro lado, se espera que los baby boomers compren en Facebook. Las mujeres encuentran inspiración e ideas en TikTok y Pinterest, mientras que los hombres buscan en Twitter y Twitch los próximos artículos para comprar.

También existen otros sitios de compra social, como Kaboodle y ShopStyle. Estos permiten a los usuarios crear tableros de estilo personal, listas de productos y blogs. Al igual que comprar juntos en una tienda física, los usuarios pueden revisar productos y hacer sugerencias directamente a sus amigos y conexiones sociales.

Los compradores actuales valoran mucho la inclusión en sus decisiones de compra. No sorprende que la generación más joven valore la inclusión en mayor medida. La inclusión es vital para el 73% de la generación Z y el 72% de los millennials al tomar decisiones de compra. En general, el 60% de los clientes cree que estará más inclinado a comprar a empresas inclusivas que empleen a personas de color, personas con discapacidades y personas de distintas etnias, religiones e identidades de género.

Con prácticamente todas las principales redes sociales participando en el comercio social, los minoristas tienen muchas opciones para vender en línea. Entre ellas se encuentran Instagram, Facebook, Pinterest, Snapchat, TikTok, WeChat, Taggbox Commerce y más.

Contenido relacionado:

Tendencias y perspectivas de compra

Los clientes actuales están ansiosos por probar las nuevas funciones de las plataformas de redes sociales. Los clientes se conectan de muchas maneras, lo que brinda a las empresas información sobre cómo las personas encuentran sus marcas y compran en ellas. Para la segmentación en redes sociales, las transmisiones en vivo son la herramienta más popular. El 71% de los espectadores de transmisiones en vivo ha comprado algo a través de las redes sociales y el 48% desea comprar más utilizando herramientas de comercio en la plataforma.

Para 2023, el 45% de los clientes preferirá comprar directamente desde sus plataformas favoritas, pero también prefieren una experiencia más simplificada. Aunque la generación Z es la más probable de utilizar esta función, con un 52% deseando comprar, todos anticipan una experiencia de navegación y compra más rápida.

Mientras tanto, con el auge del metaverso, los consumidores pueden esperar carritos de compra impulsados por realidad virtual o aumentada en el

, Sin embargo, la disposición de los clientes a adoptar esta tendencia está determinada por la generación a la que pertenecen. Es menos probable que los clientes más mayores sigan esta tendencia. Por otro lado, los primeros en adoptarla están dispuestos a pagar más por ella. También vale la pena señalar que más del 80% de los consumidores que utilizan regularmente la RA y la RV han comenzado a hacer compras sociales.

Influencia y confianza

Cuando los clientes compran productos en las redes sociales, el 49% de los compradores afirman hacerlo después de ver un anuncio dirigido. 4 de cada 10 usuarios de redes sociales compraron algo después de ver el contenido orgánico de una marca. Algunos (34%) revisan y consultan las publicaciones de sus amigos antes de realizar una compra, mientras que otros (34%) navegan por numerosos sitios sociales.

Cuando los clientes compran en las redes sociales, siguen confiando en estas influencias para ayudarles a tomar decisiones finales:

  • Amigos
  • Comentarios, observaciones y reseñas de productos
  • Familiaridad con la marca
  • Recomendaciones de personas significativas

Para aquellos de entre 18 y 40 años, los amigos son el factor decisivo más importante en sus decisiones de compra, seguido de los influyentes de las redes sociales. Los millennials, la Generación Z y la Generación X aumentaron las relaciones parasociales durante los bloqueos de COVID-19. Como resultado, los usuarios aprendieron a confiar en los influyentes tanto como en sus amigos. Los baby boomers, que no han sido tan influenciados como los millennials, tienen más confianza en sus parejas y amigos.

Sin confianza, será difícil convencer a alguien de comprar un producto o servicio en particular. Por ello, las opiniones de los usuarios o las reseñas de productos realizadas por extraños tienen menos influencia en la elección de compra de una persona.

La ola de cambio

Li Jiaqi y Viya, dos de los principales streamers en vivo de China, vendieron $3 mil millones en productos en un solo día en octubre de 2021. Para ponerlo en contexto, eso es casi tres veces las ventas diarias promedio en Amazon. Esa es la esencia de las compras sociales en la era digital. Y está en camino de barrer el mundo, convirtiéndose en una industria de $1.2 billones para 2025.

Las compras sociales se distinguen del comercio electrónico tradicional en que integran la compra y la venta en la vida diaria y generan un verdadero sentido de comunidad y conexión. Su objetivo es cambiar la forma en que las personas compran al permitir a los individuos participar en la economía global como consumidores, creadores, influyentes y vendedores de nuevas formas. Como resultado, este cambio afectará a todos los negocios, marcas y plataformas.

Las marcas que fueron primeras en adoptar el comercio social reconocen su valor. Sephora, por ejemplo, fue una de las primeras tiendas en ofrecer Instagram Shopping, que permite a los clientes comprar directamente desde la aplicación de Instagram. Se asoció con Facebook en una serie semanal de sesiones de compras en vivo durante el verano. Sephora US supo desde el principio que las compras sociales serían masivas debido a su asociación con Sephora China.

Las naciones centradas en el móvil, como China y Brasil, se han adelantado a Europa Occidental y América del Norte en la adopción de compras sociales. Debido al enorme atractivo que tiene para los consumidores a nivel internacional, la mayoría de los países y plataformas ahora están compitiendo por un lugar en el juego. Las compras sociales son una parte orgánica e integral de la experiencia en las redes sociales, y los consumidores esperan que sus plataformas preferidas les ofrezcan una experiencia de compra optimizada.

, experiencia.

Además, no solo las celebridades se benefician de su notoriedad y sus asociaciones con grandes marcas en las redes sociales. Millones de creadores, influyentes, minoristas y revendedores generan ingresos utilizando su plataforma social preferida. A medida que la competencia entre los sitios de redes sociales se intensifica, cada plataforma ofrece incentivos a los creadores para aumentar su base de usuarios.

Las empresas, grandes o pequeñas, pueden utilizar el comercio social para publicidad. Ahora cualquiera puede construir su propia ‘marca’ y vender directamente a los clientes. Las pequeñas empresas y los empresarios pueden beneficiarse enormemente de esto, ya que podrán llegar a audiencias potencialmente enormes a las que antes no tenían acceso.

Glow Recipe es un excelente ejemplo de este fenómeno. En abril de 2021, la empresa independiente de belleza lanzó una tienda en TikTok. Glow Recipe llamó la atención cuando sus productos fueron compartidos por influyentes de las redes sociales con millones de seguidores. Las ventas aumentaron un 600% como resultado. Durante las ventas del Viernes Negro y el Ciberlunes, más del 80% de su tráfico consistió en clientes nuevos.

La marea está cambiando rápidamente. En lugar de unos pocos grandes minoristas y marcas que venden a millones de personas, ahora tenemos millones de personas y pequeñas empresas que se venden entre sí a través de un vasto ecosistema de comercio social. Como resultado, las grandes corporaciones seguirán enfrentando una intensa competencia de decenas de miles de pequeñas empresas.

Las Compras Sociales Tienen Sentido

Porque es un marketing inteligente, las compras sociales tienen sentido financiero. Superar las expectativas de los clientes puede conducir a la lealtad del cliente (clientes recurrentes) y a las referencias (boca a boca).

Otra razón por la que las compras sociales tienen sentido empresarial es que permiten a las marcas y minoristas interactuar con su audiencia en los sitios sociales donde los clientes pasan la mayor parte de su tiempo. Por lo tanto, las soluciones de compras sociales ofrecen una opción económica para aumentar el tráfico y el alcance del mercado. Y, si se utilizan correctamente, incluso pueden aumentar el potencial de una compra electrónica impulsiva, una oportunidad significativa y en gran medida no aprovechada en el comercio electrónico.

Sin embargo, la psicología social de las compras sociales es la razón más convincente por la que el comercio social tiene sentido financiero. Las redes sociales emplean una variedad de funciones y herramientas para despertar el impulso natural de las personas de comprar algo que necesitan y desean. Con la llamada a la acción correcta en el momento y lugar adecuados, los consumidores pueden comprar diversos productos a través de las redes sociales sin pensarlo dos veces.

Psicología Social del Consumidor

La psicología social de las compras sociales es bastante sencilla a un nivel. El comercio social capitaliza el interés natural de las personas por aprender de la experiencia y el conocimiento de las personas que conocen y en las que confían. La inteligencia social de una persona incluye la capacidad de comprender y absorber información de otros en situaciones sociales. Por lo tanto, las herramientas de compras sociales funcionan aprovechando los sesgos cognitivos en la forma en que los consumidores son influenciados por otros al comprar.

Según la psicología social, el pensamiento rápido, también conocido como pensamiento heurístico, es común entre los consumidores. El pensamiento rápido es un modo de pensar que se basa en algunos indicios de información esencial, frecuentemente sociales, y un conjunto de reglas mentales básicas pero generalmente inteligentes para tomar decisiones intuitivas. Los expertos han identificado varios trucos mentales que los compradores utilizan para procesar los datos pensados rápidamente. Y las herramientas de compras sociales son efectivas porque aprovechan estos sesgos para aumentar la probabilidad de compra.

, Comportamiento.

Sigue a la multitud

En la toma de decisiones de compra, los compradores suelen observar lo que otros están comprando o han comprado y se guían por ellos. Las personas intuitivamente ven cualquier cosa que sea excepcionalmente popular o dominante como una prueba social de que es la mejor opción, la opción más válida: un clásico ejemplo de influencia de los iguales. Entre las características de compra social que emplean pruebas sociales para fomentar decisiones de compra basadas en heurísticas se encuentran:

Lista de selección: Esta categoría incluye listas de deseos y listas de regalos, que ofrecen pruebas sociales sobre lo que las personas quieren y lo que consideran valioso.

Lista de popularidad: Esto incluye desde las listas de «más populares» hasta las listas de «más destacados» y todo lo que haya en medio, y proporciona pruebas sociales de lo que la mayoría está comprando.

Herramienta Compartir tu historia: Una función que permite a los consumidores ofrecer testimonios o reseñas de interés humano.

Sigue al líder

La tendencia innata de las personas a confiar en los juicios de un experto o autoridad, independientemente de lo que digan, desempeña un papel enorme en el comercio social. Ahorran tiempo y energía a los usuarios al compartir su conocimiento y experiencia expertos. Entre las características de compra social que aprovechan esto se encuentran:

Reseñas de expertos: Estas son reseñas de líderes en nichos, expertos de la industria y, a veces, incluso nuevos clientes.

Programas de generación de referidos: Estos son referidos de personas que saben de lo que están hablando y son de confianza para la comunidad.

Sigue a quienes te gustan

Las personas tienen una inclinación natural por imitar y estar de acuerdo con las personas que les gustan, admiran o encuentran atractivas. Esto crea vínculos sociales y confianza en parte porque es parte de la gestión de impresiones, que consiste en manejar nuestra imagen e identidad a través de la asociación. Las características de compra social que aprovechan esto incluyen:

Lista de influencers: Esto incluye las listas favoritas (marca, productos, servicios) de los influencers.

Programas de referidos: Estos son eventos de compra privados o portales de transmisión en vivo exclusivos para los miembros sociales.

Compra en grupo: Esta función permite a los compradores navegar juntos por las tiendas en línea y ser influenciados por las personas que les gustan.

La conclusión

Incluso en medio de la pandemia, las compras sociales han aumentado de manera constante. A medida que las empresas fortalecen sus campañas de nicho y marketing social, las compras sociales se convertirán en una parte integral de las marcas de comercio electrónico en los próximos años. Los clientes se sienten cómodos con este medio de compra porque las compras sociales llegan a audiencias críticas de formas que otros canales digitales no lo hacen.

Las compras sociales brindan a las empresas, marcas y plataformas otras fuentes de ingresos cuando se espera que el crecimiento de la publicidad digital disminuya. Los minoristas tienen la oportunidad de ofrecer nuevos tipos de experiencias de compra, conectarse creativamente con los clientes e involucrar a los influencers y creadores. Y aunque las compras sociales aún están en sus primeras etapas, las empresas de todos los tamaños deben aprovechar sus oportunidades de inmediato.

Preguntas frecuentes

¿Cómo se conoce también al social shopping?

El comercio social es un tipo de comercio electrónico en el que los comerciantes venden sus productos directamente a través de plataformas de redes sociales. Este cambiante campo de marketing en línea permite a los usuarios comprar productos en las plataformas de redes sociales.

¿Qué es un sitio de compras sociales?

El comercio social es un tipo de comercio electrónico en el que los comerciantes venden sus productos directamente a través de plataformas de redes sociales. Los usuarios pueden comprar productos directamente en plataformas de redes sociales como Instagram o Facebook a través de publicaciones especializadas y páginas de productos.